viernes, 28 de diciembre de 2012

FAULKNER'S NOBEL SPEECH

It's not complete, but it's worth listening.


I feel that this award was not made to me as a man, but to my work — a life’s work in the agony and sweat of the human spirit, not for glory and least of all for profit, but to create out of the materials of the human spirit something which did not exist before. So this award is only mine in trust. It will not be difficult to find a dedication for the money part of it commensurate with the purpose and significance of its origin. But I would like to do the same with the acclaim too, by using this moment as a pinnacle from which I might be listened to by the young men and young women already dedicated to the same anguish and travail, among whom is already that one who will some day stand here where I am standing.

Our tragedy today is a general and universal physical fear so long sustained by now that we can even bear it. There are no longer problems of the spirit. There is only the question: When will I be blown up? Because of this, the young man or young woman writing today has forgotten the problems of the human heart in conflict with itself which alone can make good writing because only that is worth writing about, worth the agony and the sweat.

He must learn them again. He must teach himself that the basest of all things is to be afraid; and, teaching himself that, forget it forever, leaving no room in his workshop for anything but the old verities and truths of the heart, the old universal truths lacking which any story is ephemeral and doomed - love and honor and pity and pride and compassion and sacrifice. Until he does so, he labors under a curse. He writes not of love but of lust, of defeats in which nobody loses anything of value, of victories without hope and, worst of all, without pity or compassion. His griefs grieve on no universal bones, leaving no scars. He writes not of the heart but of the glands.

Until he relearns these things, he will write as though he stood among and watched the end of man. I decline to accept the end of man. It is easy enough to say that man is immortal simply because he will still endure: that when the last ding-dong of doom has clanged and faded from the last worthless rock hanging tideless in the last red and dying evening, that even then there will still be one more sound: that of his puny inexhaustible voice, still talking. I refuse to accept this. I believe that man will not merely endure: he will prevail. He is immortal, not because he alone among creatures has an inexhaustible voice, but because he has a soul, a spirit capable of compassion and sacrifice and endurance. The poet’s, the writer’s, duty is to write about these things. It is his privilege to help man endure by lifting his heart, by reminding him of the courage and honor and hope and pride and compassion and pity and sacrifice which have been the glory of his past. The poet’s voice need not merely be the record of man, it can be one of the props, the pillars to help him endure and prevail.


miércoles, 26 de diciembre de 2012

Esperé un dios en mis días. Luis Cernuda


Esperé un dios en mis días
para crear mi vida a su imagen,
mas el amor, como un agua,
arrastra afanes al paso.

Me he olvidado a mí mismo en sus ondas;
vacío el cuerpo, doy contra las luces;
vivo y no vivo, muerto y no muerto;
ni tierra ni cielo, ni cuerpo ni espíritu.

Soy eco de algo;
lo estrechan mis brazos siendo aire,
lo miran mis ojos siendo sombra,
lo besan mis labios siendo sueño.
He amado, ya no amo más;
he reído, tampoco río.


martes, 25 de diciembre de 2012

CRAZY CHRISTMAS

Click here for more graphics and gifs!



Navidad, Navidad, dulce Navidaaaadddd..

Es raro esto de la Navidad.
Me pregunto cuánta gente la disfruta y cuánta la padece. Seguro que hay una estadística en alguna parte.
Hoy volvía a casa paseando desde allí donde celebré en compañía y reconocía las calles, aunque no las veía como siempre. Iba eligiendo las más luminosas, ahora esta con árboles, luego aquella sin ellos, después la menos ruidosa, y la del tranvía
La ciudad estaba plácida; mucha gente paseaba sus excesos, se aliviaba a pesar del frío, o gracias a él
Una pareja otoñal, ella colgada del brazo de su dueño y señor, aquel que le da la vida, o se la mantiene. Bolsa del Corte Inglés en ristre. Corte de pelo, tinte de dinero.
Muchos viejos solos. Hombres
Algún flaco flaco sentado a la puerta de un bar, hablando solo con otro flaco flaco, compartiendo su voz alcohólica, pretendiendo no carecer de ná,
sobornados todos por el calendario, embotados, cada cual en su letrina
una pareja se hace arrumacos, sonríen, él sumerge su cara bajo el abrigo de ella, por fin terminó, ya estamos juntos
llego a casa


sábado, 22 de diciembre de 2012

Ay, niña terca. Dámaso Alonso



¡Ay, terca niña!
Le dices que no al viento,
a la niebla y al agua:
rajas al viento,
partes la niebla,
hiendes el agua.
Te niegas a la luz profundamente:
la rechazas,
ya teñida de ti: verde, amarilla,
- vencida ya – gris, roja, plata.
Y celas de la noche,
la ardua
noche de horror de tus entrañas sordas.
Cuando la mano intenta poseerte,
siente la piel tus límites:
la muralla, la cava
de tu enemiga fe, siempre en alerta.
Nombre te puse, te marcó mi hierro,
«cáliz», «brida», «clavel», «cenefa», «pluma»…
(Era tu sombra lo que aprisionaba.)
Al interior sentido
convoqué contra ti. Y, oh burladora,
te deshiciste en forma y en color,
en peso y en fragancia.
¡Nunca tú: tú, caudal, tú, inaprehensible!
¡Ay, niña terca.
Ay, voluntad del ser, presencia hostil,
límite frío a nuestro amor! ¡Ay turbia
bestezuela de sombra,
que palpitas ahora entre mis dedos,
que repites ahora entre mis dedos
tu dura negativa de alimaña.




DE PROFUNDIS. Oscar Wilde. An open letter


Dearest Mr. Wilde,

After giving it lots of tormented thought I have decided to write to you. I have just read your terrible long letter to Bosie, your Greek statue of alabaster, your little devil, the one who brought about your ruin. Your words, whatever mood they display, are exquisite, but on this occasion I must say I believe you use far too many, and even more numbers!

I can't forget you are in prison (weren’t you a prisoner handcuffed by your shallow blonde lover two years ago?), exhausted, full of bitterness and scorn. You are suffering incredibly, you are alone and estranged from everything that is beautiful to the senses and could alleviate your grief. You have had terrible losses: your reputation, your beautiful books and objects of decoration, your mother, your sons. You are weak and sorrowful now.

For two long years you have been waiting for a letter that never came, a single line would have been bliss to you. But the boy was busy enjoying life and had no time for you. He only wanted you on a pedestal, not ill, not fallen. You have experienced the greatest sorrow and would like to transmit that lesson to him, but why, why? He always caused you sorrow, but also joy, and you adore him. You needed someone like him to be yourself and meet your destiny. You know you’ll go back to him as soon as he snaps his fingers. Why reproach him once and again the awful wrongs he did to you? He was a spoilt brat and you knew it soon. He cared about no one but himself. He gave you nothing but orders: now I want money, now take me on a trip, pay for the best champagne for me and my friends, and you obeyed every time. There was nothing else you could do, for you loved him madly and his pleasure was your pleasure. Your time, your generosity, your care, your possessions, your genius were all for him and he took them as nothing, as if it was a right to him, and not once did he say thank you. He paid you back with his charm and this fascinated you, did it not? (Please, forgive my bluntness…).

I believe every single word you say and understand you deeply. We, your readers, don’t think you are trying to get even by ruining the boy’s reputation (he is doing a great job at it himself), we believe that you needed to have your say after such long silence and so many hours of loneliness filled with dark thoughts and memories. And (perhaps?) you were reminding him you were about to be free again and could meet him soon?

Your letter contains some delightful passages when you stop talking about the boy and write about Christ and sorrow and life and art. Artistic minds need to realize ideas to make them beautiful, you say. The boy helped you in this task, both in your art (although he never let you write when he was about and demanded all your attention), and in your life, where you wished to put your genius. In a way, we have to forgive the little scoundrel.

“The supreme vice is shallowness. Whatever is realized is right”.

Our deepest sympathy and admiration, Mr. Wilde.




DO YOU KNOW THE PAINTING? I

 Here is how it goes: you'll see the pieces of a puzzle. Can you guess which picture it hides?

 Are you ready?


I'll give you a clue this time:
The author was Spanish.



viernes, 21 de diciembre de 2012

Premura


Texto de Luz

Cuando se sentó en el autobús ya sabía que estaba ahí otra vez. Ese palpitar, ese latir brutal de su sexo. Supo también que era irreversible, que debía darle rienda suelta, dejarse ir. Comenzó a lanzar miradas a todos aquellos hombres que le parecían interesantes. No había nadie. Se sintió desfallecer. Deseó llegar cuanto antes a Ventas y probar suerte en el metro. Allí la cosa podría cambiar. Alguien se subió en una de las paradas de la calle Alcalá, caminó hasta el fondo, su mirada tenía una profundidad devastadora y llevaba un libro entre sus manos. Le gustó, le gustó tanto que se revolvió en su asiento sacudida por un espasmo animal. Necesitaba saber el título del libro, era una de sus manías. Deseaba que fuese premonitorio, el hombre avanzaba por el pasillo, abriéndose paso entre la gente, deseó estar de pie, en el pasillo, y que aquel hombre la rozase, se apretase contra ella; ella lo detendría a su paso y rozaría su sexo distraídamente, esperando encontrar respuesta. Pero estaba sentada, sentada y no había posibilidad de escape. Aquella anciana mujer cubierta de bolsas le impedía la aproximación. La voluptuosa necesidad sexual crecía a cada momento, se sentía como una fiera enjaulada, necesitaba descargar toda su libido, se sentía toda lascivia, toda lujuria, toda ella un inmenso sexo anhelante, ávida por recibir toda la fuerza masculina, su dureza y su posterior licuefacción. El final de trayecto iba aproximándose, sorteó como pudo a todos y cada uno de los pasajeros, ya completamente ciega, poseída por esa furia descarnada y brutal. Bajó del autobús como pudo, apretando fuertemente sus muslos, deseando ser follada allí mismo, violentada hasta la extenuación. A medida que su deseo se hacía más y más incontrolable menos motivos veía para seleccionar al macho adecuado.  Bajó las escaleras apresuradamente, rebosante de delirio, casi a punto de explotar, de tener un orgasmo automático, a punto de correrse sólo con su propia excitación.  Cuando llegó al andén comenzó a escudriñar a todos y cada uno de los machos; ninguno parecía lo bastante animal, lo suficientemente cabrón. Cuando el vagón de metro abrió sus puertas, eligió concienzudamente el lugar en el que debía sentarse. Eligió uno de los extremos de la fila de asientos y allí se dispuso a esperar, decidió no seleccionar, estaba tan caliente que se aferró con todas sus fuerzas a la barra metálica, cilíndrica, toda pene. El metro se detuvo en una estación, comenzó a entrar gente. De repente, un hombre cruzó su mirada con la de ella. Hubo un entendimiento inmediato. Aquel tipo debió leer en su cara el hambre feroz que la devoraba. Volvió sobre sus pasos, que se alejaban de ella y se apretó contra la barra a la que ella se aferraba. Su pene había quedado justamente a la altura de su mano. Se sintió desfallecer ante el contacto con el sexo masculino, creyó que iba a desmayarse. El tren comenzó a andar y su traqueteo no hizo sino aumentar la sensación de placer. Volvieron a cruzar sus miradas y volvieron a entenderse. Ella comenzó a mover sus dedos, acariciaba aquél sexo que se le había brindado y notaba cómo el suyo iba humedeciéndose, el placer era brutal. El tipo se estaba empalmando y se apretaba contra su mano con un descaro delicioso. Ella logró bajar la cremallera de su pantalón y notó el tacto suave de su boxer y la dureza rocosa de su sexo. Mientras lo masturbaba lentamente, lanzaba miradas hacia los pasajeros, todos parecían ir ensimismados, distraídos, dormidos… Volvió a mirar a aquel hombre, esta vez ya suplicándole su rendición, rogándole su esencia. Su sexo se convulsionó con una animalidad desconocida mientras notaba cómo sobre su mano comenzaba a derramarse un denso y húmedo calor.




viernes, 7 de diciembre de 2012

EN LA SOMBRA. Dámaso Alonso



Sí: tú me buscas.

A veces en la noche yo te siento a mi lado,
que me acechas,
que me quieres palpar,
y el alma se me agita con el terror y el sueño,
como una cabritilla, amarrada a una estaca,
que ha sentido la onda sigilosa del tigre
y el fallido zarpazo que no incendió la carne,
que se extinguió en el aire oscuro.

Sí: tú me buscas.

Tú me oteas, escucho tu jadear caliente,
tu revolver de bestia que se hiere en los troncos,
siento en la sombra
tu inmensa mole blanca, sin ojos, que voltea
igual que un iceberg que sin rumor se invierte en el
agua salobre.

Sí: me buscas.
Torpemente, furiosamente lleno de amor me buscas.

No me digas que no. No, no me digas
que soy náufrago solo
como esos que de súbito han visto las tinieblas
rasgadas por la brasa de luz de un gran navío,
y el corazón les puja de gozo y de esperanza.
Pero el resuello enorme
pasó, rozó lentísimo, y se alejó en la noche,
indiferente y sordo.

Dime, di que me buscas.
Tengo miedo de ser náufrago solitario,
miedo de que me ignores
como al náufrago ignoran los vientos que le baten,
las nebulosas últimas, que, sin ver, le contemplan.




???!!! 10




BUTT CONTEST

Alfred Kubin, of course.

Here is the full painting.


Doesn't he remind you of Goya?

And this puts an end to our Butt Contest. We hope you enjoyed it as much as we did.




miércoles, 5 de diciembre de 2012

VIDA. Dámaso Alonso



Entre mis manos cogí
un puñadito de tierra.
Soplaba el viento terrero.
La tierra volvió a la tierra.
Entre tus manos me tienes,
tierra soy.
                El viento orea
tus dedos, largos de siglos.
Y el puñadito de arena
-grano a grano, grano a grano-
el gran viento se lo lleva.



sábado, 1 de diciembre de 2012

MIUJER

Estúpida, mujer estúpida, no, así no, ¡así!, ¿pero, qué haces?, ¡no! Así ya no, ¡ahora así! Es que no entiendes nada, no hilvanas dos ideas. Si no fuera porque yo te digo…, anda, aparta, pero no te vayas muy lejos, ¿eh?


martes, 27 de noviembre de 2012

VERDAD, PALABRA DE DIOS


Dicen que dicen y hablan
Siempre hablan, no saben callar
Prometen y perjuran, por siempre jamás
Alguien dijo que estaba bien mentir
Que los dioses sonreirían
Sabía decir
Y desde entonces, antes tal vez
lloran los dioses


viernes, 16 de noviembre de 2012

sábado, 10 de noviembre de 2012

viernes, 9 de noviembre de 2012

OVILLEJOS. Cervantes

                                    

¿Quién menoscaba mis bienes?
Desdenes.
¿Y quién aumenta mis duelos?
Los celos.
¿Y quién prueba mi paciencia?
Ausencia.
De ese modo en mi dolencia
ningún remedio se alcanza,
pues me matan la esperanza
desdenes, celos y ausencia.

¿Quién me causa este dolor?
Amor.
¿Y quién mi gloria repugna?
Fortuna.
¿Y quién consiente en mi duelo?
El cielo.
De ese modo yo recelo
morir deste mal estraño,
pues se aumentan en mi daño
amor, fortuna y el cielo.

¿Quién mejorará mi suerte?
La muerte.
Y el bien de amor, ¿quién le alcanza?
Mudanza.
Y sus males, ¿quién los cura?
Locura.
De ese modo no es cordura
querer curar la pasión
cuando los remedios son
muerte, mudanza y locura.


MONSTERS


Gregory is not a monster, not until…
he becomes one.

 Gregor Samsa could tell you more about this, he knows well: he turned into a horrible insect one day. No one loved him after that.

But how can a boy be transformed into a monster? How can it be if he is surrounded by a loving and caring family?


Don't be afraid, this is just a scary story. "There's no such thing as monsters", or... is there?

          


viernes, 2 de noviembre de 2012

KAFKA Y WILDE: Amor a primera vista


La contención desmesurada o el exceso excelso.
¿Elegir? No acontece la democracia.
Kafka soñaba con ser el elegido, amado siempre a su pesar, “ven, siéntate a mi diestra”.  Dame tu verbo. Créame. Sé que no te perderá una blusa blanca.
¿Wilde? Tonto, tonto, tonto. Mira que obnubilarte por aquel niño rubio… Era un poco efebo, cierto. Pero ¿qué sería de él sin ti? Sólo tú lo creaste, lo creíste y tanto amaste tu obra que te entregaste a ella. Fue tu perdición. Caprichoso Wilde, te dejaste cegar por los destellos de la luz sobre tu vajilla azul.

Ego te absolvo.





viernes, 26 de octubre de 2012

martes, 18 de septiembre de 2012

BUTT CONTEST (4)

I knew you would guess!

Our last issue portrayed Dangerous Liaisons by René Magritte (1926).

 Here is the complete painting:




Do you know this other one?




domingo, 12 de agosto de 2012

5. El culo del Universo


Si el Universo existe, ha de tener culo, y además ha de haber al menos una Miss Universo con su respectivo trasero, aunque pudiendo elegir, ¿por qué no un par de universos paralelos con sus respectivos centros gravitatorios? En la imagen, el ejemplo de esta posibilidad, que bien merecería entrar en los Anales cósmicos y cosméticos con sendos títulos de Miss.

[Origen de la imagen: http://weheartit.com/nuncaseolvida ]


Que el Universo tiene culo es un hecho antropo-lógicamente demostrado. Es un organismo complejo y no puede faltarle de nada, ni siquiera la nada. ¿Quizás por eso a veces nos espanta cuando lo observamos? Y, curiosamente, no es con la claridad del día, a pesar del devastador vacío de algunos días de azul tan límpido y cristalino que abole el espacio… Al fin y al cabo, ahí está el fálico faro solar para llenarlo todo con su pastoso chorro de luz. Es por la noche cuando el cielo nos puede dar miedo: la densidad negra denuncia su oquedad a través de las microrroturas y las megausencias de las estrellas. Lo que nos anonada es que parezca que haya algo allí.

Esta sensación es la que retrotrae a lo que comunica el principio con el fin de todo, al aparato digestivo-excretor del tiempo y de los organismos más simples; y al no encontrar sentido en ese letargo de los sentidos, todo se convierte en una mierda medio viva, medio muerta, ser dejando de ser. Por lo tanto, el Universo tiene culo y ahí está su nada.

Y su culo no es como la boca del caño de una escopeta: aterrador eyectante de entelequias de muladar. Es más humano que todo eso: es idéntico al agujero negro del culo que se traga nuestro esperma vital y que nos exprime hasta las heces la culebra mística de la existencia, de esta existencia nuestra, inmensa y frágil, sumida en la tiniebla densa del agujero negro que comunica piel y cerebro, boca y ano, ser y noser.

El culo del Universo nos asusta porque lo que una vez expulsó, ahora lo engulle. Materia oscura fría. (¿Y no decía Apollinaire que un culo frío era signo de buena salud? ¡Escuchemos a los poetas, adelantados a la astrofísica y a la física de partículas sin puñetera idea de nada, sin saber, toda ciencia trascendiendo!). Saco sin fondo por el que se precipita el Universo en un abandono desesperado, desesperadamente lento, de sí mismo. Es que no tiene nada más. Es que el Universo es como tú y como yo, desangelados, culos que gravitamos los unos alrededor de los otros sin jamás tocarnos. (¡Asintótica la caricia de los culos, tangentes curvaturas!). Pozo al abismo por el que el sí mismo se cuela masa a través de mil esfínteres, de mil agujeros negros de mirada apagada, lúcida, lúbrica, desmoralizante y desopilante. Agujeros que siempre nos serán enternecedores, pues nos conducen al culo aniquilador y hospitalario, matraz donde se agota la última posibilidad, la de la imposibilidad, y donde, como nosotros, el Universo, perdido, nunca se sale de sí mismo.


jueves, 2 de agosto de 2012

Epístola a los lectores de Wilde. Por yo mismo, Sir Alfred Douglas “Bosie”

Aquí se puede leer la carta a la que responde Bosie:

Es mi deber de caballero dar pública respuesta a su impúdica carta que, por cierto, al haberla enviado abierta me ahorra el engorro de violar la privacidad del sobre y, además, me impide venderla a traficantes de intimidades, algo, esto último, que difícilmente podré perdonar, y usted, sin duda poseedor de un corazón de oro, comprenderá en cuanto le diga, como le digo, que mi situación económica, por razones que no vienen al caso (hay en el mundo una serie de gente perversa que se inventa infamias con las que me chantajean; y no sólo eso: también hay gente en este planeta de los simios que se niega a ayudar, con banquetes, viajes y regalos de lo más sofisticados, a un pobre de solemnidad como este que ahora escribe); y sigo y le digo que mi situación pecuniaria es paupérrima, y no es de bien nacidos tener tanto oro como usted y andar quitándole a los demás la posibilidad de ganarse honestamente no ya el pan, sino el caviar y los favores de ciertos efebos de tez aceitunada.


  
Deseo declarar que no se me escapa su manifiesta mala intención contra mí. Con la disculpa de enmendarle la plana a Oscar por aquella misiva pesada, repetitiva y más propia de un contable que de un poeta, a lo tonto y sin querer el epíteto más suave que me endosa es el de sinvergüenza… ¿No le da vergüenza a usted ser tan torpe como para caer en manos de mis abogados? Usted no escribe una carta, sino un libelo para desprestigiarme. (La próxima vez, le recomiendo el chantaje, en serio).

Ha de saber, crédulo don, que yo siempre he sido un hombre más que claro, transparente, un auténtico ser de honestidad. Ya ve, mi virtud es mi defecto: no sé mentir ni disimular. ¿Acaso no advirtieron a Oscar de que se alejase de mí desde el primer momento? Ah, pero él era débil, muy débil ante la belleza. Y yo, qué quiere que le diga, soy lo más hermoso que ha visto este miserable pedrusco desde la desaparición de Alcibíades. Y Oscar no era Sócrates; y lo digo por la cuestión filosófica, no por la de la bella apariencia, cuya ausencia sin duda los parangonaba.

¿Qué quiere que le haga? A mí me gusta vivir, y, para mí, vivir sólo tiene un significado: vivir bien. ¿Qué otro escritor dijo aquello de que “Egoísta es todo el que no piensa en mí”? Oscar me tachaba de inculto. Ya ve que no lo soy: la frasecita, la habrá reconocido, es de Gide, ese francesito que también cayó rendido a mis encantos. Pues bien, los años de cárcel de Wilde son un cuento de risa comparados con toda mi vida. ¿Entiende? TODA MI VIDA. Porque he estado rodeado, desde siempre y para siempre, de impotentes e inválidos egoístas. Yo soy hermoso, yo quiero vivir bien, yo lo digo, jamás lo niego, y actúo con la coherencia de un hegeliano. Y mientras Wilde habla de la belleza, yo soy la belleza. ¿Y qué es la belleza? El campo gravitatorio del hombre. No un agujero negro, no; se lo digo porque imagino qué está pensando.

Pero usted eso sí lo ha expresado de forma dórica: yo le di la vida, el placer y la ilusión a Oscar. ¿Y acaso en esta vida no tiene todo un precio? ¿Y acaso se puede querer tener un pequeño y diabólico amorcillo con impunidad? Oscar era tan moral que terminó echándome las cuentas de cuánto se había gastado en mí, de cuánto tiempo me había dedicado, de cuántos momentos yo lo había descuidado a él. ¡Miserable actitud, típica de todo moralista! ¿Y para qué? Pues para hacerme sufrir. Los débiles son vengativos, créame, y Oscar era débil y se vengó con sus propias monedas. Bonito amor susceptible de ser puesto en una balanza, ¿eh? ¡Qué judiada propia del shakespeariano Yorick!

Así que no repita eso de que yo arruiné en cuerpo y alma y monedero a Wilde. ¿Sabe quién soy yo? Se lo diré. Yo soy el mismísimo Oscar, lo más íntimo de Oscar, la materialización de sus deseos. Y, mala suerte, él parecía desconocer el dicho vikingo: “A tu enemigo deséale la realización de sus deseos”. Yo era su espejo, y todo espejo es un Narciso que se contempla a sí mismo. Y si contemplas durante mucho tiempo a Narciso, quedas atrapado en tu propio reflejo. Oscar fue un Dorian Gray de pacotilla, un culto que para hablar de Cristo plagiaba las tonterías de Renan, un transgresor con la educación de una catequista. Yo se lo di todo. Dígame, ¿cuánto cuesta todo?

Me despido sin más. Estoy cansado: me están haciendo la manicura y se me está durmiendo el brazo mientras dicto estas palabras a mi joven secretario argelino.

Tendrá noticias – de mi abogado.


Su despistado detractor,

Bosie

P.D. 1: Si no le importa, le envío la presente a cobro revertido.

P. D. 2: Dejen de leer a Wilde. Mis obras son, con toda modestia, infinitamente mejores.

martes, 24 de julio de 2012

INSECTO PALITO



El insecto palito cayó víctima de su éxito. Fino, elegante, mimético, el insecto palito no solo estaba en boca de niños y viejos, sino que fue googleado a discreción. Y esto, para quien se confunde con una nonada, termina por convertirse en una catástrofe: se volvió vanidoso y ya no quiso parecerse, sin más ni el menor esfuerzo, a un trocito de ramita, y se empeñó en imitar nuevas formas y maneras.


[Insecto palito en boca de todos]

Al estar en boca de todos, el insecto palito adornaba, orgulloso de sus metamorfosis, los rostros de hombres y mujeres, y no era poco curioso ver por la calle a la gente con su insecto palito en la cara, bien en forma de labios, bien en forma de lengua o dientes, y cuando alguien hablaba, el insecto palito se convertía en una mantis atea que devoraba el sentido de las palabras. Fue así como poco a poco se impuso el silencio del ruido, y ya nadie quería decir nada, así que desaparecieron los labios, la lengua y los dientes, y el insecto palito dejó de estar en boca de todos.


[Insecto palito googleado]

Se refugió en Internet y allí fue googleado hasta la saciedad: el insecto palito, entonces, se recreaba en apariencias cóncavas y convexas, en dérmicas esferas y cutáneos conos, hasta el punto de monopolizar y saturar la Red con su proteica variabilidad, lo que desembocó en una querella por lo judicial que quedó resuelta por la vía comercial.


[Insecto palito por Wassup]

Sí, el insecto palito tuvo que abandonar los buscadores, pero, a cambio, podía ser enviado por Wassup.


[Insecto palito coltán]

Sin embargo, y a pesar de lo ufano que se sentía el insecto palito en lo que él creía su prestigiosa escalada tecnológica, la vanagloria lo redujo a coltán, y ahora el insecto palito padece una continua guerra que le hace añorar la anonadada paz de su sencillo parecerse a un trocito de ramita.

sábado, 14 de julio de 2012

4. El culo del niño zangolotino


  Este zangolotino tiene un culo pantuflero y señorial, y no se lo puede quitar de encima, muy a su pesar.


[He aquí un zangolotino robótico y un culo virtual. Fuente: http://mividainsustancial.blogspot.com.es/2007_12_01_archive.html]

  Es un culo canoso y el retinte no lo puede evitar.
  Es un culo de molicie y la bicicleta estática no lo puede agilizar.
  El culo del niño zangolotino es la carpa de un circo en cuya pista central tiene lugar el largo número del aburrimiento: un número, como todos, inagotable cuando se le descuartiza: el tiempo medido en experiencias pone ante el niño zangolotino un cero culón. Y el tiempo se acaba: y el culo que en sus mejores días reposaba en el placer tibio de los bien planchados pantalones de pana, desde hace un par de meses se desvive y amenaza con convertirse en un peso pesado y muerto. Ya no será, este culo, fuente imantada, sino piedra podrida.
  Por eso ahora se da prisa. Y con las prisas olvida que su culo es abandonada nariz de payaso, desagradable culo de babosa, ridículo cacho de carne fláccida que ninguna calipigia querrá tocar.
  ¡Pobre niño zangolotino! ¡Cómo no compadecernos de su ridículo! Nos gustaría ayudarle. Nos gustaría presentarle a una tía solterona que tenemos en el pueblo. Pero el niño zangolotino aprieta el culo ante la callosidad de nuestra propuesta. ¡Él tiende a la crema vivificante y elixir de la juventud! ¡Toda su vida ha sido ejemplar y ahora quiere ser Don Zangolotino! Y no por egoísmo, no, sino por sacrificado. Y no por perverso, no, sino por buen padre y mejor marido. Y no por muerto de asco, no, sino por vivito y coleante culo ateo de repente (ya se sabe que el pene es ateo de nacimiento, ¡pero qué melancolías no esconde el claustro de un culo descreído!); sin más fe que la fe en el gusto del culo hoy y en el estreñimiento de mañana.
  ¡Niño zangolotino! ¡A tu edad! ¿Qué has hecho de tu vida, tonto de ti? ¿A dónde vas ahora, que ya no gustas a las que te gustan?



  ¿Por qué sales a estas horas, si no fumas y el tabaco es caro y perjudica gravemente la calidad del semen? ¿Ya no te acuerdas de que tu esposa tiene lumbago crónico y está indefensa en su obesidad, luego no puede vengarse? ¿Ya no te acuerdas, ¡villano!, de cómo esa santa dejaba que casi te corrieras en su cara, hace mucho, cuando cumplías años? ¿Y así se lo pagas, lujurioso buscador de emociones? ¿Y no te acuerdas tampoco de lo de ayer mismo, cuando te volviste translúcido al atravesar, ¡qué pillín!, aquel rebaño de colegialas? ¡Sal en pos de la inmortalidad! ¡Ahora eres un vampiro y necesitas sangre fresca!
  Todo te lo perdonamos, sin embargo, porque te entendemos. Entendemos que lo más importante es vivir la vida con intensidad, ¡sí! Entendemos que habías sido víctima de la catacúmbica tradición. ¡No! ¡Libérate al fin! ¡Aún eres joven! Tu culo (hemos exagerado) no es tan pantuflero ni babosil. ¡No! Tú no eres un viejo verde: lo que pasa es que el camino de la tradición te hizo agotar las posibilidades de tu centro de trabajo, ¡y qué desvencijadas posibilidades eran, a la par que imposibles para ti!; y pasa también que se te ha dado por leer a Houellebecq, y entender no lo has entendido muy bien, claro, ¡pero qué imágenes, qué de conejitas, y tu culo agazapado!
  Es un culo desesperado. ¡Libertad!
  Es un culo preesclerótico. ¡Vida!
  Es un culo amanerado, caballeresco y pelota. ¡Qué se le va a hacer!
  El culo del niño zangolotino, y esto lo salva, es de todo menos zangolotino.


FENÓMENO MAÑO



Pareja mayor, de unos sesenta años, sentada en una mesa próxima del restaurante de playa. Ambos son menudos. Ella con moderna camisa blanca y falda marrón con cinturón de piedrecitas. Un tanto demasiado moderna, quizás. Él con pelo y bigote muy negros y bastante calvo. Un matrimonio ordinario, pasan inadvertidos.

De pronto suena un móvil a todo volumen con música verbenera. No puede ser suyo, pienso, parecen discretos. Error. Responde ella, y a pleno pulmón, audible por todo el pueblo: ¿Qué YA ESTÁS AQUÍÍÍÍÍÍ?! ¿DÓNDE? ¿PERO DÓNDE ESTÁS, SOBRINO? CLARO, CLARO QUE SÍ. ESTAMOS AQUÍ EN UN VELADOR. ¡PERO QUÉ PRONTO HAS LLEGADO!!!! ¿SE HA ADELANTADO EL AUTOBÚS? ¡QUÉ ALEGRÍA MÁS GRANDE! ESPERA, ESPERA, QUE VA EL TÍO FERNANDO A POR TI. NO TE MUEVAS DE AHÍ. ¡TÚ ESPERA!

Fernando se va presuroso, pero antes pide a su mujer que hable un poquito más bajo. Ella sigue al teléfono, embriagada por la emoción. Pasados unos minutos cuelga y aparecen tío y sobrino.


¡Y COMIENZA LA FIESTA! ¡Qué derroche de entusiasmo, de alegría, de abrazos y preguntas, qué ir y venir, sentarse y volverse a levantar, juntos o a pares, o uno u otro, y el perrito Yorkshire, excitado, que no sabe a quién mirar, y la maleta roja, grandota, de acá para allá, también alborotada, no sabe dónde ponerse, y el ordenador del muchacho en su maletín va y viene por la mesa, y venga besos y efusiones, y más abrazos y recuerdos-de!!

Han llenado el escenario, son únicos, incomparables. Los ocupantes de todas las demás mesas, personajes secundarios, no podemos más que admirar aquel derroche de auténtica dicha lanzada al aire a borbotones.

Y ahora es el tío Fernando quien habla por teléfono, probablemente con los padres del adolescente, ¡aún más alto que su señora! Y el sobrino, alegre, risueño, inocente, parlanchín, tampoco calla. Todos hablan a la vez, se interrumpen, se ríen, se preguntan, no escuchan y vuelven a preguntar. Que si aquí hay internet 3D, que si el móvil de 300 euros, que si el azúcar que mi madre me ha dicho que coja para evitar mareos, que… ¡¡¡PERO SI HEMOS VENIDO PA VEEEEEEEEEEEEEETE!!! (¡así, sin “r”!), ¡¡QUESTO NO ES EL PUEBLO DEL PIRINEEEEEEEEEEEEO!!, interrumpe el tío Fernando a voces. Y la tía se levanta y besuquea al zagal, y le atusa el pelo, y revolotea alrededor de la mesa seguida por el perrito (con grave riesgo de morir aplastado en un súbito giro de ella).


¡Qué desvarío! El público, nosotros, entregados, ellos magníficos en su papel. Heidegger, los griegos, lo real, lo posible, cualquier tema de conversación anterior, está de más. El espectáculo es arrebatador, insuperable.

La camarera (y dueña del local) se acerca vacilante. Incluso ella, normalmente altanera y hosca, siente que está de más. Piden agua para el muchacho, pagan y (¡nooooooooo!) deciden que es hora de marchar. El niño tiene que descansar del viaje antes de cenar.

Se reinicia el trajín desaforado, el movimiento descontrolado de maleta, las carreras del perro, el salimos-por-aquí, no-no-por-allí, incesantes idas y venidas. Y finalmente se alejan parloteando alegremente.

El público, desolado, se siente tentado de seguirles. Sabe que la función no ha terminado, que actores y escenario siguen en otro lugar.  Tanta emoción nos ha dejado exhaustos. Hemos quedado impregnados de aquella risueña tropa y la atmósfera que han creado y sólo de ellos podemos hablar, del ciclón maño.

Flaubert, ¿dónde estabas, Flaubert?!




jueves, 12 de julio de 2012

BUTT CONTEST (3)

Who painted these buns? Can you name the picture?



Post your guess!
You can see the correct answer in the next issue of our BUTT CONTEST.

And here is the answer to our previous issue: Study from the Human Bodyby Francis Bacon.


It was painted in 1949 and can be seen at the National Gallery of Victoria, Melbourne.




sábado, 7 de julio de 2012

PRISONS. Oscar Wilde


ELLMANN, Richard. Oscar Wilde. London: Penguin Books, 1987.                          
                        
We can but highly recommend a magnificent biography of Oscar Wilde by the author of other excellent biographies, such as Joyce’s: Oscar Wilde, by Richard Ellmann. Ellmann offers us his profound knowledge of Wilde with the utmost credibility, unaffected by his obvious devotion towards the writer and the person. The riches and precision of the vocabulary that he employs and the vast array of facts about Wilde’s work and life give the reader a sensation of following Wilde and even being an observer of his contradictions, delights, afflictions, and, what’s more important, of his development as a human being.

Ellmann starts every chapter with a quotation of Wilde’s words and after that provides us with a thorough display of details of his writings, life, relations, joys, and misfortunes. Under this light we confirm what we could glimpse when reading every one of his books, that Wilde was pure excess, just like life, and he could not be stopped by morals, even though these could (and did) crush him. “Though he offered himself as an apostle of pleasure, his created work contains much pain” (p. xiv).


[Oscar Wilde. Picture taken from http://www.quotezuki.com/author/oscar-wilde/page3]

He was the best company, witty and an unequalled conversationalist, always generous with his guests and acquaintances, lovers or even strangers. He didn’t receive the same token when he was accused of immorality and sent to prison. Most of his friends abandoned him and refused to help, and the few years he lived after being in jail he was ruined. He died in exile accompanied only by a couple of friends, Reggie Turner and especially Robert Ross, who never left him. His personality and his intelligence were not fit for the times, which were but rigid and hypocritical, and nothing was more alien to Wilde, whose passion for life was endless and could not possibly be hidden.

Life or art, what comes first? Both were irresistible for Wilde, but there can be no doubt when knowing him in such depth as Ellmann does: Life is generosity and splendor, but it comes second, as it can only imitate art, and only the latter can come near perfection and is a mirror to life. Art is the true creator, and only creators can shape life. This explains why Wilde was so careful with every detail, every word he chose, every garment he wore, his hair, his surroundings, his home and its decoration, etc. Everything had to be perfect, a work of art, for life deserves no less. Morality is only a constraint and limits the creator. Only intelligence and taste can prevail. That’s why he never confined himself to one specific faith or group (he played with the idea of becoming a Christian and joined masonry at the same time!). Why not taste them all? He had to be sent to prison by the society that he had exposed to put limits to his passion for life, and that killed him. We can imagine the suffering of such sensibility imprisoned. No blue china, no champagne, no books, no words, no air. A man of his delicacy could not survive the lack of beauty and the fetid air of jail. His purity was suicidal.


Alfred Douglas, "Bosie"

“Essentially Wilde was conducting, in the most civilized way, an anatomy of his society, and a radical reconsideration of its ethics. He knew all the secrets and could expose all the pretense. Along with Blake and Nietzsche, he was proposing that good and evil are not what they seem, that moral tabs cannot cope with the complexity of behavior. His greatness as a writer is partly the result of the enlargement of sympathy which he demanded for society’s victims” (p. xiv). “We inherit his struggle to achieve supreme fictions in art, to associate art with social change, to bring together individual and social impulse, to save what is eccentric and singular from being sanitized and standardized, to replace a morality of severity by one of sympathy” (p. 553).

Wilde, we dare add, couldn’t possibly have had a more appropriate name and definitely honoured it, as Ellmann’s biography depicts with such precision and elegance.

domingo, 27 de mayo de 2012

WHO IS WHO????


Have a try!!!! Who is Joseph Roth[1] and who is Emanuel Lasker[2]?



[2] Image atribution: Bundesarchiv, Bild 102-00457 / CC-BY-SA